Consejos para ayudar a los niños pequeños en su primer día de clases

El inicio de clases es un día importante para todos los escolares. En especial, los niños pequeños que comienzan su educación inicial o el primer grado, se enfrentan a una nueva experiencia llena de expectativas y temores. A continuación te compartimos algunos tips para ayudarlos a superar esta etapa con tranquilidad.

  1. Prepáralo con mucho tiempo antes

Lo recomendable es que el niño sepa a través de los comentarios de familiares sobre cómo es la rutina en el colegio. Si tiene hermanos mayores, conversa con ellos para que tengan la mejor actitud a la hora de hablar del colegio y le cuenten las actividades más divertidas. Lo ideal es llevarlos al colegio una semana antes del inicio para que conozca los exteriores e interiores, y así generarles la idea de que es un lugar bonito y alegre donde los niños y profesores son muy amables con todos. 

  1. Crea nuevos hábitos en casa

Para no estresarlo el primer día de clases, comienza a cambiar poco a poco su hora de dormir y de levantarse. De esta manera, el niño se acostumbrará y no hará protestas cuando llegue el gran día. Es importante que todos en casa colaboren con su preparación y eviten darle advertencias como ‘no vayas a llorar’ de ninguna forma porque le generará angustia.

  1. Ten conocimiento del programa durante la primera semana

Antes del primer día de clases, ten presente cuál será el cronograma de actividades en el salón en cada hora y cuéntaselo a tu niño en diferentes momentos. Generalmente el primer día los colegios preparan una bienvenida al estilo de matiné infantil, lo cual puede generar expectativas positivas en el niño. Asimismo, sé puntual en los horarios de recojo durante la primera semana, los cuales suelen ser más tempranos que el horario normal, para que el niño no sienta angustia en ningún momento.

  1. No cedas

Ante el llanto de sus hijos, muchos padres se sienten presionados en regresarlos a casa, pensando que toda la mañana estarán en esa crisis. Esto no es recomendable, ya que la situación puede repetirse al día siguiente y de peor forma ya que el niño vio que cedieron ante su llanto. En estas situaciones busca apoyo de los profesores para conversar con tu pequeño para tranquilizarlos y despejar sus temores. También puedes darles un objeto personal tuyo que le haga sentirte presente y que en unas pocas horas regresarás por él.

  1. Permanece tranquilo para darles seguridad

No solo los niños deben estar tranquilos, los padres también deben estar relajados. Si tus hijos te ven preocupado o nerviosos, ellos también lo estarán. Asimismo, evita ser autoritario o amenazarlo si notas resistencia, ya que esto solo conlleva a los berrinches y pataletas. Conversa con ellos y pregúntales qué es lo que temen, y explícales las buenas cosas que puede encontrar allí.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *