¿Cómo responder llamadas de posibles extorsionadores?

Las llamadas telefónicas de extorsionadores haciéndose pasar por conocidos o familiares, está siendo una de las modalidades de robo más utilizadas por los delincuentes.  Para que no caigas en esta modalidad, te brindamos las siguientes respuestas a las preguntas frecuentes de los estafadores.

1. Pregunta: Aló, ¿con quién hablo? – Respuesta: ¿Con quién quiere hablar?

Es la pregunta más común, por ello debes crearte un hábito de responder siempre de esa forma. Inculca esa costumbre a los más pequeños y personas mayores. Esto también aplica cuando pregunten ‘¿a dónde estoy llamando?’.

2. Pregunta: ¡Aló primo! / Soy tu primo ‘X’ – Respuesta: Dime tu nombre completo / ¿De quién eres hijo?

Si no reconoces la voz del supuesto familiar que te llama, a pesar de que dice tu nombre, pregúntale sus datos personales o información que solo entre ustedes sabrían.

3. Pregunta: ¡Felicidades! ¡Ganaste un premio! – Respuesta: No he participado en nada.

En el caso que hayas participado en un concurso, no brindes ninguna información personal por teléfono hasta que lo hayas comprobado. Averigua en la página web oficial o teléfono del concurso sobre los ganadores.

4. Pregunta: ¡Te tenemos vigilado! – Respuesta: ¿Cómo estoy vestido?

Mantén siempre la calma y si estás en la calle, acércate a un policía o lugar concurrido. Nuevamente, respondas preguntas personales.

5. Pregunta: ¡Mamá, estoy secuestrado! – Respuesta: ¿Cómo se llaman tus abuelos?

Otra de las típicas llamadas es la del hijo supuestamente secuestrado que pide ayuda entre sollozos. En ese momento, lo recomendable es responder con serenidad y preguntar algo muy personal. También sirve de mucho que en la familia establezcan una palabra o frase que sirva de código entre ustedes para estos casos.

6. Pregunta: ¡Papá, la policía me ha detenido y quiere una recompensa! – Respuesta: ¿Cuándo es mi cumpleaños?

Uno de los principales objetivos de los extorsionadores es obtener dinero a toda costa. Llamadas como estas tienen el fin de persuadir a los familiares sobre la urgencia de realizar un depósito bancario para liberar a su hijo o atenderlo en un hospital, en el caso que el motivo sea que se encuentra gravemente herido. Lo mejor siempre será corroborar antes de tomar acciones.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *