Perú: Impacto y escenarios de recuperación en el sector Consumo y Distribución tras el COVID-19

Según un análisis acerca del impacto en los sectores económicos, realizado por Deloitte Consulting, a raíz del nuevo brote del coronavirus que ha afectado, sin duda alguna, a gran parte de los países del mundo, nos vemos enfrentados a un estilo de vida totalmente distinto, que a lo largo del tiempo se irá convirtiendo como nuevos hábitos de consumo. Esto debido a que gran parte de la población buscará evitar un contacto humano innecesario con tal de no exponerse a un posible contagio, por ello, las salidas innecesarias, aglomeraciones de personas, serán evitadas a lo largo de este año, o se irán dando de manera muy progresiva. Es así, que te mostramos unos escenarios previstos con respecto al consumo de bienes y servicios.

 

Escenarios previstos: Alimentación

 

  • Se aceleraría el consumo a través del canal online.
  • Para Julio, se estima una mayor preferencia con respecto a productos locales y marcas conocidas.
  • A partir de octubre, se consolidaría la compra online, ganando un mayor peso para su consumo a partir del 2021.
  • Las personas optarán por compras a gran consumo y promociones.

 

Nuevo Consumidor:

 

Antes de la crisis mundial, el consumidor realizaba una distribución de la renta disponible en una mayor proporción para gastos contemplados como vivienda y alimentación, destinando buen parte también para gastos en retail, viajes y hoteles, restaurantes, y un menor porcentaje para ahorro. Sin embargo, a raíz de la crisis y a las medidas de prevención como el aislamiento social obligatorio, estas distribuciones han cambiado de manera radical, destinando la mayor proporción a gastos contemplados en alimentación y ahorro. Se espera que a partir del próximo año se regularice el consumo para los diversos sectores económicos.

 

Cambios a los que adaptarse:

 

  • Consolidación del canal online (y marketplaces):
    • Las empresas se verán obligadas a reforzar su canal online para una nueva estrategia de ventas, así como también de mejorar su calidad de servicio.
    • Distintos sectores buscarán enfocar su comunicación a través de plataformas digitales como redes sociales, e-learning y plataformas de contenido.
    • Se estima una reducción de tiendas físicas.
  • Nuevas exigencias de compra
    • Se trabajarán nuevas experiencias de compra, que limiten el contacto humano.
    • Se retomarán los servicios a domicilio, que impliquen, por ejemplo, alimentación o belleza.
    • Se evidenciará un retroceso en el modo de consumo, a uno más sostenible, por ejemplo, la mercancía a granel.
  • Modelos de compra / producción de menor riesgo
    • Se desarrollarán cadenas de producción más cortas y menos globalizadas (como es en el caso de la moda).
  • Aceleración del cambio en el marketing mix
    • Se redefinirán los canales de comunicación, dirigiéndose por el canal online.
    • Se reducirán los impresos (catálogos, folletos, revistas, entre otras)

 

Desde ya, se ha observado cambios en los hábitos de consumo en el consumidor en general, desde mejorar su higiene constante hasta su alimentación y estilo de vida. Esto se debe a que el brote de esta pandemia, no solo ha traído impactos en el ámbito económico y en la salud, sino también en el ámbito social. Los cambios en las tendencias de consumo se avecinan y tanto empresas como consumidores deben adaptarse rápidamente al terminar el periodo de aislamiento. De esta manera, cada persona podrá evitar focos infecciosos, multitudes y aglomeraciones, que a la larga se desencadenan en enfermedades que pueden evitarse.

 

#YoMeQuedoEnCasa

 

Fuente: Deloitte Consulting

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *